En el País del Dólar, Circulan Más de 10 Cuasimonedas

La Voz del Interior - Los “bonos” surgieron de iniciativas privadas para hacer frente a la crisis. Permiten sostener el consumo minorista.

“Piense en cómo le gustaba, o aún le gusta, usar el dinero del Monopoly. Es divertido usar algo distinto a los dólares como medio de intercambio y más si hay cientos de comercios y proveedores de servicios que efectivamente lo aceptan”.

La frase es la introducción de la página de Internet de Ithaca Hours, una moneda que nació en una comunidad de Nueva York, Estados Unidos, y que hoy usan más de 900 personas para sus gastos corrientes.

Así como en su momento la Argentina tuvo Lecop y Patacones, y en Córdoba hubo Cecor y Lecor, los Ithaca Hours son sólo una de las más de 10 cuasimonedas que circulan en el país del norte para hacer frente a la crisis económica.

Gracias a ese sistema, muchos ciudadanos pueden comprar alimentos, medicamentos, ir a clases o talleres, pagar servicios y movilizarse, entre otras cosas, en lo que ellos mismos consideran el peor momento económico que atraviesa el país desde la Gran Depresión de la década de 1930.

Fue justamente en esa época cuando surgieron las denominadas cuasimonedas, que desaparecieron a medida que la economía fue mejorando. Ahora, el sistema se reactivó con el propósito de incentivar el consumo.

“En lugar de ir al Wal Mart que está sobre la carretera en las afueras de la ciudad, uno puede comprar en los comercios del centro con Berkshares”, explicó a este diario Mark, un ciudadano estadounidense que relató la experiencia sobre el funcionamiento de una moneda local que surgió hace más de dos años en su ciudad.

Dinero privado. A diferencia de los bonos que circularon acá, en el caso de Estados Unidos los gobiernos no están involucrados en la actividad, aunque ésta se encuentra enmarcada dentro de la ley.

Es más bien una iniciativa de empresas o individuos que se suman al sistema a medida que avanza la recesión. Por ley, este tipo de dinero no puede parecerse en nada a los billetes de dólar. Además, no están exento de impuestos, lo que es controlado por lo que las autoridades económicas estadounidenses.

Los más conocidos son los Berkshares, Ithaca Hours, Detroit Cheers y Plentys, que existen en las ciudades más grandes del país, aunque también circulan otros de alcance regional.

Los Berkshares ( www.berkshares.org ), que surgieron en Massachusetts, son los más populares, con alrededor de 400 comercios y negocios adheridos.

Una de las ventajas de este dinero es que su venta incluye un descuento. “Por ejemplo, si cambio 20 dólares en un banco adherido, me darán 21 Berkshares, que después son aceptados en negocios locales”, cuenta Mark.

Nuestro contacto en Estados Unidos admite que “en otras ciudades el sistema está limitado a una docena de negocios, en una o dos cuadras”, algo que restringe el poder de compra.

Impacto. Desde que nacieron los Berkshares, en 2006, se pusieron en circulación alrededor de 2,3 millones de dólares en esos “papeles”. La cuasimoneda más antigua –nació en 1991– es la Ithaca Hours (Horas de Ithaca), de la ciudad de Ithaca, en el estado de Nueva York.

Un Ithaca Hour representa una hora de trabajo y equivale a 10 dólares. Ya hay emitidos 12 mil billetes, por un total de 120 mil dólares.

Lo más importante para el municipio es que el dinero se gasta fronteras adentro y no se va a otros lugares, algo que critican economistas, por el proteccionismo que eso genera.

“El sistema ayuda a que el dinero se quede en nuestra comunidad, lo que estimula la economía local y fomenta el orgullo por la ciudad y las relaciones sociales”, dice la organización creadora del sistema en su sitio web (www.ithacahours.org).

Más de 900 personas aceptan Ithaca Hours a cambio de bienes y servicios. Los individuos y negocios afiliados también tienen derecho a solicitar préstamos para fines comerciales, sin intereses.

La idea prendió también en Detroit, duramente golpeada por la crisis de la industria automotriz que tiene su base en esa ciudad del estado de Michigan.

Allí, un grupo de empresarios se unió para imprimir los denominados “Detroit Cheers”, que por ahora son aceptados en alrededor de 12 negocios.

Alcance

400 comercios están adheridos en Massachusetts a los Berkshares, una cuasimoneda que surgió en esa ciudad en 2006.